Posteado por: Juan | marzo 30, 2010

La Madre Tierra y la Aparición de la Vida

Criaturas todas del Señor, bendecid al Señor, ensalzadlo con himnos por los siglos.

Sol y luna, bendecid al Señor; astros del cielo, bendecid al Señor.
Lluvia y rocío, bendecid al Señor; vientos todos, bendecid al Señor.

Fuego y calor, bendecid al Señor; fríos y heladas, bendecid al Señor.
Rocíos y nevadas, bendecid al Señor; témpanos y hielos, bendecid al Señor.

Escarchas y nieves, bendecid al Señor; noche y día, bendecid al Señor.
Luz y tinieblas, bendecid al Señor; rayos y nubes, bendecid al Señor.

Bendiga la tierra al Señor, ensálcelo con himnos por los siglos.
Montes y cumbres, bendecid al Señor; cuanto germina en la tierra, bendiga al Señor.

Manantiales, bendecid al Señor; mares y ríos, bendecid al Señor.
Cetáceos y peces, bendecid al Señor; aves del cielo, bendecid al Señor.

Cántico de Daniel

“El Universo en sí, pero sobre todo la Tierra, tiene que ser experimentado como el principal modo de la presencia divina.”
Thomas Berry en El Sueño de la Tierra

Cerca de hace cinco mil millones de años, después de la muerte de una estrella gigante, nuestro sistema solar comenzó a tomar forma. El poder de auto organización del Universo estaba en marcha desde el principio, sacando orden del caos. Tomó cerca de quinientos millones de años, pero lentamente el sistema solar llegó a ser muy similar a lo que parece hoy día – una estrella de tamaño promedio, el sol, rodeado por ocho planetas y un planeta enano, Plutón.

La joven Tierra era un lugar de caos indescriptible. Había mares oscuros agitando, tumultuosos terremotos, volcanes de fuego, meteoritos ardientes que llovían sobre la superficie de la Tierra desde el cielo, la furia de las tormentas eléctricas y todo en un ambiente desprovisto de oxígeno. Aquí, en este gran caldero de caos primitivo, la Energía Divina dio luz a la vida desde el más inverosímil de los lugares, la Tierra misma.

La primera manifestación de la vida era una pequeña bacteria, el procariota. Aún dentro de esta pequeña criatura existía el potencial de generar la gran complejidad de la vida que conocemos como la biosfera. La Energía Divina es capaz de evocar los resultados más impresionantes de los comienzos menos prometedores.

Desde que apareció por primera vez, la Tierra ha nutrido la vida con gran cuidado. La vida no ha evolucionado de una manera casual a través de una serie de sucesos aleatorios. Dentro de la dinámica de la vida ha habido un sentido inherente de avance. La flecha de la vida ha señalado siempre hacia una complejidad cada vez mayor.

Por casi cuatro mil millones de años, la Tierra ha alimentado la llama de la vida. Durante este vasto arco de tiempo, ha habido cinco grandes extinciones, la última que ocurre hace sólo sesenta y cinco millones de años provocando la desaparición de los dinosaurios. Al final de cada uno de estos eventos de extinción la Tierra ha avivado la llama vacilante de la vida en manifestaciones cada vez mayor de complejidad. Este es el misterio y el milagro de la vida – es como si hubiera en la vida de un impulso irresistible para llegar a la complejidad que es el ser humano.

Preguntas para la reflexión

La entrega de Nueva Vida se encuentra en el corazón del mensaje cristiano. Jesús vino para que tengamos vida y la tengamos en plenitud. Ser plenamente vivo es proclamar la gloria de Dios en el cosmos. Toda la vida, especialmente la vida nueva, es vulnerable. Por eso necesita ser querida y apreciada.

1. ¿Dónde está Dios para ti en la nueva historia de como surgió la vida sobre la Tierra?
2. ¿Cuando ha evocado profundo asombro en ti el surgimiento de nueva vida?
3. ¿Cómo alimentar la primavera en tu propia vida?
4. Muchas de nuestras instituciones humanas tienen necesidad de nueva vida, ¿cómo podemos formar alianzas que faciliten el surgimiento de nueva vida?

Pequeña Poema para Niamh
Mónica O’Reilly

Llegaste tarde —
Adviento en julio.
Tu nacimiento una revelación.
El momento quedó siempre grabado
en la memoria
descansando
para ser recuperado después como una bendición.

Mi examen de madre,
uno de asombro, deleite y maravilla.
No había necesidad de buscar imperfecciones.

Pura perfección en miniatura
cada detalle una obra de arte.
Labios bonitos fruncidos
Las cejas definiendo el carácter
deditos desplegándose
para apretar los dedos grandes esperando

Se realiza una conexión
la promesa de un amor para toda la vida.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: