Posteado por: Juan | marzo 30, 2010

Nuestro destino común con toda la creación

(basada en «La Carta de la Tierra»)

De la magnífica diversidad de culturas y formas de vida, nos damos cuenta y proclamamos que Tú nos formaste a tu imagen como una sola comunidad en la tierra, con un destino común.

Escuchamos tu llamada a todas las gentes a unimos para crear una sociedad global fundada en el respeto hacia la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia económica y una cultura de paz.

Creaste la abundancia y bondad de nuestro planeta no solamente para nosotros, también para las generaciones futuras. Entonces, la protección de la vitalidad, la diversidad y la belleza de la Tierra es parte de nuestra vocación humana.

Nosotros, tus hijos e hijas, debemos damos cuenta de que, una vez satisfechas las necesidades básicas, lo primordial en el desarrollo humano no sería a tener más, sino a ser más.

Tú nos llamas a formar una sociedad justa y global para cuidar la Tierra y cuidamos unos a otros. De muchas maneras vas informándonos de la necesidad de cambiar fundamentalmente nuestros valores, instituciones y formas de vida.

Porque, a falta de verte a Ti como eres, y como quieres tu creación, hemos creado patrones de producción y consumo que están causando devastación ambiental, agotamiento de recursos, y una extinción masiva de especies.

Los beneficios del desarrollo no se comparten equitativamente y la brecha entre ricos y pobres se está ensanchando. La injusticia, la pobreza, la ignorancia y los conflictos violentos se manifiestan por doquier y son la causa de grandes sufrimientos.

Entonces, respondemos, impulsados por tu amor, determinados a construir sociedades democráticas y humanitarias que sean justas, participativas, pacíficas y que garanticen los derechos humanos.

Al reconocer que todos los seres son interdependientes y que toda forma de vida tiene valor, afirmamos la fe en la dignidad y potencial inherente en todos los seres humanos y en la calidad de la Tierra y de la vida en toda su diversidad.

Dándonos cuenta que todo ser humano está hecho a tu imagen nos comprometemos según tu plan divino a proporcionar a todo el mundo, mujeres y varones, la oportunidad de desarrollar su pleno potencial.

Nos damos cuenta que la desigualdad que hemos creado nosotros no es del agrado de Dios, por tanto, nos comprometemos a: reducir, reutilizar y reciclar lo que consumimos y compartir nuestro sobrante con otros.

Prometemos, oh Dios, guiados por la enseñanza de Jesús, a construir tu reino de justicia y paz ya erradicar la pobreza como un imperativo evangélico.

Afirmamos la igualdad y equidad de género como prerrequísitos para el reino que Jesús predicó, y por ende, trabajamos para asegurar el acceso universal a la educación, el cuidado de la salud y la oportunidad económica.

Defendemos el derecho de todos, sin discriminación, a un entorno natural y social que apoye la dignidad humana, la salud física y el bienestar espiritual, con especial atención a los marginados.

En el mundo de hoy, en crisis por la división y el odio, trabajamos para promover una cultura de tolerancia, aceptación de diferencias, la no violencia y la paz.

Sigue acompañándonos, oh Dios, mientras proclamamos:

Te alabamos a Ti, Fuente de toda Existencia, Palabra Eterna y Santo Espíritu.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: