Posteado por: Juan | abril 23, 2010

CAMBIO CLIMÁTICO: Una declaración ecuménica

Necesitamos una nueva Gobernanza y Geopolítica para nuestro conflictivo mundo

‘Escuchar el clamor de la Madre Tierra‘ Hacia una nueva espiritualidad de con-vivencia respetuosa

“La tierra grita de dolor, porque la vida se apaga”. Los millones de personas y seres vivos que sufren las directas consecuencias de la mala gestión humana exigen todas las instituciones, organizaciones y personas asumir una responsabilidad para con la tierra, fuente de vida.

La comunidad firmante luego de una reflexión profunda sobre el rol de las religiones y espiritualidades en la construcción de sistemas de vida o en la legitimación de sistemas que llevan al colapso a nuestro planeta, y asumiendo nuestra propia responsabilidad personal y colectiva, reunida (presencial y virtualmente) en la  Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra declara:

1.    El clamor de la Madre Tierra, sustento de todo tipo de vida, llega a los oídos de todas las personas de buena voluntad. El afán de incrementar las riquezas, la comodidad de un estilo de vida de lujo, la explotación indiscriminada de los recursos naturales y la contaminación del aire, agua y suelo han llevado a nuestro planeta Tierra al borde de un colapso climático.
2.    El Cambio Climático es el producto de una mentalidad humana que considera a la Naturaleza como objeto de dominación, explotación y manipulación y al ser humano como su dueño y medida.
3.    Reconocemos que la tradición judeo-cristiana ha contribuido en la historia a fomentar este tipo de antropocentrismo y la explotación inmisericordiosa de la Naturaleza, mal interpretando la responsabilidad de ser “cuidante” y abogado de la creación, encomendada por el Creador.
4.    Expresamos nuestra profunda preocupación sobre el Cambio Climático y sus efectos que atentan a la vida, en especial la de las personas más pobres y vulnerables en muchas partes de la Tierra. Toda la Creación “está en dolores de parto” y requiere de una nueva espiritualidad holística y ecológica para salvar la vida.
5.    Invocamos, junto a los pueblos originarios y sus sabidurías, a una conversión profunda de nuestras mentalidades, actitudes y modos de vida, a fin de encaminar nuestras vidas en sintonía con la Naturaleza, el cosmos y el gran misterio de vida.
6.    Creemos que las religiones y espiritualidades de los pueblos, en diálogo entre si, nos pueden guiar en la búsqueda de una vida en armonía con el Medio Ambiente, las futuras generaciones y el cosmos.
7.    Llamamos a los líderes eclesiales y espirituales a poner en marcha una amplia campaña de concientización y conversión de sus miembros, a fin de contribuir a salvaguardar la vida en nuestro planeta Tierra. Así mismo les convocamos a incidir en sus gobiernos para que los países se comprometan a asumir mayor responsabilidad en el cuidado de la tierra.
8.    Exigimos a los responsables políticos, económicos y científicos en la urgente toma de medidas para invertir los efectos del cambio climático y asegurar las bases de vida para las futuras generaciones. En especial que la próxima cumbre de COP 16 que va tener lugar en diciembre de 2010 en México, sea un acontecimiento trascendental para el futuro de la humanidad.
9.    Nos comprometemos a implementar en nuestras instituciones y vida personal un enfoque de espiritualidad eco-céntrica y realizar proyectos de concientización y cambio de mentalidad.
10.    Invocamos al Espíritu vivificante y fortificante para que nos guíe y fortalezca en nuestro compromiso con las futuras generaciones y la Naturaleza.

Cochabamba, 22 de abril de 2010 (Día de la Madre Tierra)



Categorías

A %d blogueros les gusta esto: