Posteado por: Juan | junio 5, 2010

La Espiritualidad y no la Religiosidad, determina la felicidad de los Niños

Para hacer que los niños sean más felices, necesitamos animarles a desarrollar un fuerte sentido de valor personal, de acuerdo con el Dr. Mark Holder de la University of British Columbia, en Canadá, y sus colegas, el Dr. Ben Coleman y Judi Wallace. Su investigación demuestra que los niños que sienten que sus vidas tienen sentido y valor, y aquellos que desarrollan en profundidad relaciones de calidad, ambas son medidas de espiritualidad, son felices. Parece, sin embargo, que las prácticas religiosas tienen poco efecto sobre su felicidad. Estos resultados se han publicado en la edición en línea de Springer’s Journal of Happiness Studies.

En un esfuerzo por identificar estrategias para aumentar la felicidad de los niños, Holder y colegas se dispusieron a comprender mejor la naturaleza de la relación entre espiritualidad, religiosidad y felicidad en los niños de 8 a 12 años. Un total de 320 niños, de cuatro escuelas públicas y dos confesionales, completaron seis cuestionarios distintos para evaluar su felicidad, espiritualidad, religiosidad y temperamento. Sobre estos mismos términos también se preguntó a los padres de los niños.

Los autores encontraron que los niños que dijeron que eran felices eran más espirituales. En particular, el aspecto personal (es decir, el significado y valor de la propia vida), y aspecto comunal (es decir, la calidad y profundidad de las relaciones interpersonales), son los factores espirituales que más fuerte predijeron la felicidad de los niños. La espiritualidad explica hasta un 27 por ciento de las diferencias, en los niveles de felicidad entre los niños.

El temperamento del niño también fue un importante factor para predecir la felicidad. En concreto, los niños felices son más sociables y menos tímidos. La relación entre espiritualidad y felicidad es muy fuerte, incluso cuando los autores tomaron en cuenta el temperamento. Sin embargo, en contra de lo que la gente cree, las prácticas religiosas, incluida la asistencia a la iglesia, el rezar y meditar, tuvo muy poco efecto en la felicidad de los niños.

Según los autores, “la mejora del sentir personal puede ser un factor clave en la relación entre espiritualidad y felicidad. “Se sugiere que las estrategias destinadas a incrementar un sentido de valor personal en los niños, tal como la expresión de bondad hacia los demás, así como los actos de altruismo y voluntariado y el recuerdo de estas acciones, pueden ayudar a que los niños sean más felices.

Más información en Medical News Today, el 11/01/09


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: