Posteado por: Juan | enero 9, 2011

Buscando al Dios de Darwin – Kenneth Miller

Para los creacionistas no es posible aceptar la evolución y al mismo tiempo creer en un mundo creado. Sin embargo, esta forma de pensar no es solo errónea – opina un profesor de biología que además es cristiano – sino que elimina la posibilidad de creer en seres humanos creados con libertad para elegir entre el bien y el mal. De hecho las teorías de Darwin, dice, pueden ayudarnos a tener una fe más profunda en un Creador.

El gran vestíbulo del centro de convenciones Hynes, en Boston, no se parece en absoluto a una iglesia. Aún así, yo me senté allí, sonriente entre una audiencia de científicos, moviendo mi cabeza y riéndome de mí mismo al recordar otra charla impartida hace mucho tiempo en una iglesia y dirigida a una audiencia de niños.

Sin aviso previo, acababa de experimentar uno de esos momentos del presente en los que conectamos con nuestros recuerdos perdidos del pasado. Los psicólogos nos dicen que estas cosas pasan todo el tiempo. Cinco mil dias de infancia quedan almacenados, no en orden cronológico sino más bien en pequeños fragmentos unidos por medio de palabras, sonidos, o incluso olores que nos hacen recordarlos sin razón aparente cuando algo ‘refresca’ nuestra memoria. Y de la misma forma unas pocas palabras, pronunciadas en la conferencia sobre biología del desarrollo, me habían trasladado al dia antes de mi primera comunión. En esa época yo tenía ocho años y estaba sentado junto a los chicos en el lado derecho de nuestra pequeña iglesia (las chicas se sentaban en el izquierdo), y nuestro pastor estaba hablando.

Dando los últimos retoques a un año de preparación para el sacramento, el Padre Murphy intentó impresionarnos haciendo referencia a la realidad del poder de Dios en el mundo. Apuntó al altar, cuya superficie de marmol brillaba con el sol, y nos aseguró fírmemente que Dios mismo lo había moldeado. ‘Sí, hombre’, susurró el chico que yo tenía al lado. Sin embargo, preocupado de que pudiera haber un hijo o hija de cortador de marmol entre la audiencia, el Padre Murphy echó marcha atrás. ‘Bueno, el no construyó el altar ni lo trajo aquí ni puso el cemento… pero Dios mismo creó el marmol hace mucho tiempo, y lo dejó para que alguien lo encontrara y lo transformara en parte de nuestra iglesia’.

Para seguir leyendo: http://www.findingdarwinsgod.com/espanol/index.html



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: