Posteado por: Juan | enero 22, 2011

Desafíos de la ecología a las religiones – José María VIGIL

El hecho que más está cambiando la conciencia de la Humanidad en la actualidad es la «nueva cosmología», las ciencias del cosmos y de la naturaleza. Por primera vez tenemos una visión científica del Universo: su origen, sus dimensiones, su evolución, las galaxias, las estrellas, los planetas, la vida… y resulta ser una visión muy diferente de la que teníamos, de la que hemos tenido durante milenios, hasta hace apenas unos años.
Durante toda la historia de nuestra especie, no hemos disfrutado de esta nueva visión maravillosa. Las religiones se encargaron de suplir con imaginación y con creencias nuestra ignorancia colectiva y nuestros miedos. Los mitos que ellas crearon cumplieron un papel social útil e importante en nuestro imaginario colectivo. El problema es que hoy ya no pueden seguir siendo interpretados con una «epistemología mítica», o sea, no podemos seguir creyéndolos como «descripciones objetivas de la realidad»… Las religiones imaginaron un mundo pequeño, plano, quieto, fijo, creado directamente así como lo vemos, y regido por un Dios ahí arriba, ahí fuera, que sería un tipo de razón última de todo.
Este «imaginario religioso», ante la nueva ciencia, salta hecho pedazos. Ya no se puede ser persona de hoy y seguir participando de aquel imaginario, y ése es el conflicto global de la ecología con las religiones.
El «nuevo relato» que nos presenta la ciencia -y que hoy es, por primera vez, un relato científico, y el mismo a la vez para toda la humanidad-, nos ofrece una nueva visión del mundo, desconocida hasta ahora:

-un universo en movimiento total y continuo: nada está quieto, como siempre habíamos pensado;
-en expansión: todo comenzó con una gran explosión, y todo sigue expandiéndose, inconteniblemente;
-en evolución y en despliegue: no es un cosmos regido por leyes eternas inmutables, sino una cosmogénesis que se despliega desde dentro;
-con aparición de propiedades emergentes y de autoorganización desde el desorden del caos: un todo que es mayor que las partes y que está en cada parte…
-orientado hacia la vida, la complejidad, y la conciencia, que florece finalmente en el ser humano, en el que se hace conciencia colectiva, asume reflexivamente el cosmos y se responsabiliza de él;
-ligado holísticamente, en redes de redes… en las que cada partícula está relacionada con todas…

¿Quieres seguir leyendo?     http://archivo.ecodes.org/pages/especial/ecologia-religion/estudios4.asp

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: