Posteado por: Juan | abril 16, 2013

La Reina de las Ciencias – William Grassie

Nuestros antepasados medievales entendieron la teología como la reina de las ciencias. Su hermana gemela Sophia – la palabra griega que significa “sabiduría” – fue venerada también en la disciplina de la filosofía. Era difícil separar las dos bellezas, pero juntos una vez gobernaron los muchos dominios del saber humano. Los departamentos universitarios de teología de hoy, sin embargo, son cada vez más remansos irrelevantes en la universidad moderna, entreverados en debates aparentemente solipsistas. Si quieren reclamar su estatus exaltado en la universidad y la sociedad, los harían bien adoptar la Historia Grande (“Big History”) como la principal “revelación” y la Gran Matriz de la Existencia como conocimiento fundamental.

La Gran Matriz de la Existencia es el conocimiento multi-dimensional científico de la realidad medida en escalas universales de cronología, tamaño, el flujo de densidad de la energía, radiación electromagnética y los umbrales de la complejidad emergente. Esto se contrasta con el ya anticuado “gran cadena de la existencia” empleado por los musulmanes, judíos y cristianos medievales.

La Historia Grande traza los umbrales de la complejidad emergente en la narrativa evolutiva desde el Big Bang hasta el siglo XXI para crear una narrativa pedagógica poderosa que mejora la comprensión, la retención, la motivación y la relevancia, todo muy necesario en las aulas y en la sociedad de hoy. La “revelación” de la Gran Historia, sin embargo, no es el resultado de una inspiración mística o de una comisión de sacerdotes y escribas redactando escrituras arcaicas en el pasado. En cambio, es el resultado del trabajo diligente de millones de científicos, ingenieros, historiadores, arqueólogos, filólogos, psicólogos y otros, esforzándose en diversas disciplinas para descubrir los detalles de la verdadera realidad durante muchas generaciones en un proceso  de aprendizaje progresivo y trascendente.

Es importante, sin embargo, distinguir entre cuatro tipos diferentes de complejidad emergente en la nueva épica narrativa de la evolución:

1) La Emergencia Evolutiva: El arco magnífico de la Gran Historia es la historia del universo, la Tierra y la humanidad. Al principio, no había estrellas, galaxias, tabla periódica de los elementos, planetas, agua, la química compleja, la vida y la inteligencia. Éstas surgieron en una secuencia de umbrales de complejidad emergente – en una escala de tiempo que se mide en miles de millones de años.

2) La Emergencia en Desarrollo: Cada uno de nosotros comienza nuestro viaje como una sola célula en el vientre de nuestra madre. Durante nueve meses esa célula se replica y se diferencia en los 215 tipos de tejido de nuestro cuerpo. El desarrollo continúa a través de la infancia, en cuerpos de adulto compuesto de 1013 células. En este ejemplo, la emergencia en desarrollo se produce en un plazo de tiempo medido en meses, años y décadas.

3) La Emergencia Funcional: Los protones, neutrones, electrones forman átomos; los átomos se unen para formar moléculas; las moléculas se adhieren para formar la química más compleja. La vida interior de una célula es un conjunto denso e intenso de millones de máquinas moleculares sometidos a billones de cascadas químicas alucinantes por segundo. Los átomos y las moléculas no están vivos, pero cuando funcionan juntos pueden formar una célula viva, un órgano y un organismo. La emergencia funcional en nuestros cuerpos se produce en un plazo de tiempo que se mide en nanosegundos y horas.

4) La Emergencia de la Inteligencia: Con la aparición del lenguaje simbólico y el aprendizaje colectivo, se ve el surgimiento acelerado de la inteligencia en los seres humanos. La ciencia, tecnología, ingeniería, matemáticas y la medicina son los ejemplos más obvios, como nuevas ideas y descubrimientos basados en los éxitos del pasado, en un proceso de aprendizaje progresivo y de auto superación. Este tipo de emergencia también se da en las artes y las humanidades. El surgimiento de la inteligencia es un fenómeno complejo y distribuido y es evolutivo (en el transcurso de la historia humana), de desarrollo (en el transcurso de la vida del individuo) y funcional (necesaria para el funcionamiento de sociedades cada vez más complejas).

Mientras la emergencia evolutiva es la gran narrativa de la Gran Historia, llegando a reconocer y comprender la emergencia en desarrollo, la emergencia funcional y la emergencia de la inteligencia no es menos importante. Para apreciar realmente la Gran Historia, no sólo tenemos que contar en miles de millones de años luz, sino también contar las funciones increíbles a nanoescala y la evolución manifestada por miles de millones de átomos que bailan dentro y fuera de nuestros cuerpos. También hay que apreciar la historia del conocimiento, la creatividad y el descubrimiento que caracteriza los recientes éxitos dramáticos de nuestra especie.

Con estos conceptos diferentes de emergencia en la mano, ahora podemos empezar a entender cómo las disciplinas académicas y departamentos de la universidad moderna se podrían vincular con la estructura del universo mismo. De abajo hacia arriba, comenzamos con la teoría fundamental, la física de partículas, la física nuclear, la física atómica y la química. Las disciplinas luego se dividen en caminos animados e inanimados. La materia inanimada va de la química física a las ciencias de materiales, las ciencias de la tierra, las ciencias del espacio, la astronomía y la cosmología. Cosmología, se debe tomar en cuenta, también nos remite a la teoría fundamental y la física de partículas, por lo que la parte superior e inferior están conectados en las disciplinas de la física y la astronomía.

La matemática es una herramienta especial que se utiliza en múltiples disciplinas y dominios en toda la gran matriz con gran efecto. La matemática hace un reclamo más creíble a ser realeza en este Juego de Tronos académico, más que el envejecida, decrépita y hasta intravertida teología neo-ortodoxa.

Cuando seguimos la pista animada a través de la aparición de la vida, se pasa de la bioquímica a la biología celular, la fisiología, etología, ecología, y una larga lista de las ciencias humanas (psicología, sociología, antropología, medicina, historia, economía y política). Las disciplinas humanísticas pertenecen al surgimiento de inteligencia porque 1) no existirían sin el ser humano biológicamente facultado, creando arte y literatura, política y filosofía, y 2) se acumulan y  desarrollan en los cánones de creatividad y las técnicas que influyen en nuestras creaciones continuas.

 

Nivel 10

Cosmología Sociología, Economía, Política

9

Astronomía Sicología

8

Ciencias del Espacio Fisiología

7

Geología, Ciencias de la Tierra Biología celular

6

Ciencias de la Materia Bioquímica

5

Química Física Química

4

Física Atómica Física Atómica

3

Física Nuclear Física Nuclear

2

Física de las partículas Física de las partículas

1

Teoría Fundamental Teoría Fundamental

La jerarquía básica de la estructura y causa de la materia inanimada (izq.) y animada (der.) según las disciplinas académicas (George Ellis 1996.)

Lo animado y lo inanimado, sin embargo, no están tan claramente separados como se podría pensar en esta guía para los perplejos de la universidad moderna. Las bacterias transforman la geología de la Tierra, así como la geología contiene y limita la evolución de la vida. Los seres humanos hoy en día literalmente podemos mover montañas, drenar ríos, eliminar bosques y cambiar la atmósfera. También somos una fuerza geológica que actúa para transformar el planeta y a nosotros mismos.

La ciencia a menudo tiene éxito en la reducción de la complejidad de un nivel a un nivel inferior adyacente, por ejemplo, de la biología celular a la bioquímica, pero sería tonto pensar que todas las disciplinas académicas podrían reducirse a la física de partículas (como dicen algunos físicos). La física de partículas es una condición necesaria, pero una insuficiente explicación de la biología celular o la psicología humana. El conjunto es más que la suma de sus partes, y la emergencia es real. Es por eso que necesitamos universidades con diferentes disciplinas y departamentos. Y es por eso que necesitamos la Gran Historia como una guía para profesores y estudiantes quienes se enfrentan y son confundidos por un crecimiento exponencial de los conocimientos especializados y los catálogos esotéricos de cursos universitarios.

Hoy la teología y la filosofía podrían reclamar su trono como la reina de las ciencias, pero sólo si los filósofos y teólogos primero adquieren una amplia base histórica y una capacitación científica en general. Yo diría que el deber de aprender y enseñar la Gran Historia sea una obligación religiosa para cualquier teísta serio.

Los textos antiguos y modernos se puede volver a leer y re-interpretar a la luz de la Gran Historia y la Matriz. Estos textos son ciertamente profundos, pero no son verdaderos en la misma forma en que la ciencia y la historia son ciertas. Esa es una tarea difícil dentro del contexto del camino de la especialización y la división del trabajo que todos hemos viajado, pero también es una oportunidad increíble para reponer el universo y lo universal en el centro de la universidad. Luego, en voz alta podríamos proclamar al unísono: ¡La reina ha muerto! ¡Viva la reina!

Traducción de un articulo disponible en inglés en

http://www.metanexus.net/essay/queen-sciences?utm_source=2013.04.07+One+Day+Universe&utm_campaign=2013.04.07&utm_medium=email


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: